El parqué estadounidense abre con color mixto y con muchas dudas provenientes de Oriente Medio y Europa. Así pues, el Dow Jones sube un 0,11% hasta los 12,102 puntos y S&P 500 un 0,22%, mientras que el Nasdaq cede un 0,02%. En el mercado de divisas el euro cae a los 1,38 dólares y, en el de materias primas, el barril de petróleo se ubica en los 105 dólares.

Los inversores de Wall Street siguen a vueltas con el petróleo. Los conflictos sociales en Oriente Medio y el Norte de África hacen mella en la cotización, incluso de las petroleras. ConocoPhillips cae un 1,72%, Marathon Oil cae un 2%, Occidental Petroleum un 0,49%, Chevron un 1,31% y Exxon Mobil un 0,94%.

En el sector financiero tampoco el panorama es muy halagüeño. Bank of America hoy en su día del inversor dijo que no espera crecimiento por varios años, por lo que deberá tomar medidas para llevar a cabo “gastos más prudentes y potenciar su negocio de administración de riquezas”, según el presidente ejecutivo, Brian Moynihan.

A McDonald’s le van mejor las cosas y sus ventas comprables aumentan mes tras mes. En concreto, en febrero vieron subir sus ventas en establecimientos un 3,9%. Sin embargo, su cotización hoy cede un 1,07%.

Sin embargo, Boeing sube un 0,86% tras sellar acuerdos por un valor de 10.000 millones de dólares con dos aerolíneas chinas y Western Digital Corp. avanza un punto porcentual tras dar a conocer ayer que adquirirá la división de la compañía japonesa Hitachi dedicada a la fabricación de discos duros por 4.300 millones de dólares.

Pero estas subidas no son comparables a las de Qualcomm que avanza un 3,66%, tras anunciar que aumentará su dividendo un 13% hasta 21,5 centavos por acción desde 19 centavos.