El programa de la Reserva Federal de compra de deuda pública estadounidense sigue en marcha, como se refleja en la adquisición hoy de otros 6.000 millones de dólares en bonos con vencimiento en 2012 y 2013.