La Reserva Federal de EEUU anunció hoy una serie de medidas adicionales para apoyar el sistema financiero, entre ellas una ampliación de sus mecanismos actuales para la concesión de préstamos. El anuncio de la "Fed", en un comunicado, se produjo previamente al anuncio de Lehman de que se acogía al Capítulo 11. La Reserva Federal ha participado en una serie de reuniones en los últimos tres días con representantes de las principales instituciones financieras en Wall Street "para identificar debilidades potenciales en el mercado a la luz de los problemas de una importante institución financiera, y para considerar las respuestas apropiadas", indicó el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. Los pasos que anuncia hoy, según Bernanke, "tienen como objetivo mitigar los riesgos y alteraciones potenciales en los mercados".
"Hemos estado, y seguimos estando, en estrecho contacto con otros reguladores internacionales y estadounidenses, autoridades supervisoras y bancos centrales para supervisar y compartir información sobre las condiciones en los mercados financieros y en empresas en todo el mundo", agregó. Además de la expansión de sus mecanismos de préstamo, la "Fed" aceptará un abanico más amplio de garantías como aval para esos créditos, dice el comunicado. La solución inicial, que incluía la venta de sus activos rentables al grupo británico Barclays, no prosperó hoy después de que el banco del Reino Unido renunciara por la negativa del Tesoro a dar respaldo financiero a la operación. El Tesoro, que en marzo pasado ya salió en defensa del banco Bear Stearns y que hace una semana intervino en favor de las hipotecarias semipúblicas Freddie Mac y Fannie Mae, rechazaba hacer lo mismo en favor de Lehman al considerar que ello haría que los bancos reclamaran siempre el respaldo del Estado en estas situaciones. Los mercados se encuentran preocupados por las consecuencias que el hundimiento de Lehman tendría en el resto de las instituciones financieras. Como resultado, se encuentran avanzadas, al parecer, las conversaciones para que Bank of America adquiera el banco de inversión Merril Lynch, al que los inversores consideran que podría ser la próxima ficha del dominó en caer tras Lehman. La mayor aseguradora del mundo, AIG, también se encuentra en conversaciones para su posible venta, según los medios estadounidenses.