La suerte podría haber dado un giro para Repsol YPF gracias a los prometedores nuevos descubrimientos de gas y crudo en Brasil, que apuntan a un aumento futuro de la producción. Sin embargo estos hallazgos aguas adentro podrían suponer un reto financiero, ya que aún faltan años para que empiecen a producir. El grupo con sede en Madrid se ha visto eclipsado por sus rivales europeos en los últimos años, ya que la producción en Argentina ha ido en declive.
El abaratamiento del crudo, al tiempo, ha provocado caídas en las acciones y en los resultados. Estos nuevos descubrimientos podrían contribuir a que la empresa, que hace gran parte de su beneficio con el refino en Europa, impulse el desarrollo de sus reservas de crudo y ambos estabilicen los resultados. Repsol anunció el viernes que su beneficio neto del primer trimestre cayó un 57% por las pérdidas en inventarios, la menor producción de hidrocarburos y el abaratamiento del petróleo. El beneficio neto cayó a 516 millones de euros, en comparación con los 1.210 millones del año anterior, cuando los resultados se vieron impulsados por los beneficios en inventarios.

El resultado operativo cayó un 42% a EUR940 millones en el trimestre. La compañía no proporcionó datos de ingresos netos. El lunes, se espera que Repsol anuncie un prometedor descubrimiento en la Cuenca de Santos brasileña que sería el tercer hallazgo del año. Las pruebas preliminares de flujo en el pozo, denominado Panoramix, "aseguran la viabilidad comercial", según dijo Nemesio Fernández Cuesta, responsable de exploración y producción de Repsol, en una entrevista.

Repsol, con un 40% del bloque, opera la parte cercana a la costa de Sao Paulo que alberga el descubrimiento. La estatal Petróleo Brasileiro SA tiene un 35%, el gigante minero Cia. Vale do Rio Doce SA un 12,5% y el grupo australiano Woodside Petroleum Ltd, otro 12,5%.

Las grandes petroleras de todo el mundo están deseosas de asegurar sus reservas porque los descubrimientos son cada vez más difíciles y los hidrocarburos más complicados de extraer. Para Repsol los nuevos descubrimientos son vitales de modo que se asegure que puede mantener la producción.

La producción de Repsol ha ido cayendo en los últimos años por la maduración de sus pozos en Argentina y por los cambios contractuales en Venezuela, Bolivia y Ecuador. La producción combinada de gas y petróleo de Repsol cayó en el primer trimestre un 4,9% con respecto al año anterior a 918.000 barriles equivalentes de petróleo por día.

La evolución de la división de refino de Repsol contrarrestó en parte el descenso de producción, algo que es improbable que se mantenga por el colapso de los márgenes de refino. En lo que va del segundo trimestre los márgenes de refino han caído a cerca de 2 dólares por barril, con respecto a los 8,2 dólares del segundo cuarto de 2008, según el analista de Banco Español de Crédito, Robert Jackson.

El acceso a la exploración en Brasil es uno de los puntos claves de la producción futura, a decir de algunos analistas, y Fernández Cuesta apuntó que Repsol está centrando gran parte de sus expectativas en los descubrimientos en el país. Los hidrocarburos brasileños comenzarán a generar caja en 2013 0 2014, según el directivo.

Estos descubrimientos de Brasil requieren "mucho esfuerzo y elevadas inversiones" según reconoció Fernández Cuesta, que sin embargo añadió que son importantes para el crecimiento de Repsol.

Los últimos descubrimientos bien podrían duplicar las reservas de petróleo de Repsol. ING Groep NV estima que la parte de Repsol en reservas recuperables en el yacimiento serían unos 333 millones de barriles equivalentes. Junto con los últimos descubrimientos en Brasil, todos en la Cuenca de Santos, se podrían añadir hasta 2.200 millones a reservas, de acuerdo con este banco. A finales de 2008, las reservas estimadas de crudo de Repsol serían de 2.200 millones de barriles.

La compañía tiene previsto realizar una perforación de prueba este año antes de declarar a Panoramix comercialmente viable.

El mayor de los descubrimientos recientes de Repsol está en un prometedor bloque en zona petrolífera sub-sal de Brasil. El petróleo está a una profundidad de 2.000 metros y algunos miles de metros por debajo de una capa de sal, rocas y arena.

Este bloque, en el que Repsol tiene un 25%, alberga los yacimientos Guara y Carioca. Fernández Cuesta estima que tienen unos 6.000 millones de barriles, aunque la compañía no ha realizado estimaciones oficiales. Esto supondría uno de los mayores descubrimientos de los últimos años, superado por el yacimiento Tupi de Petrobras, BG Group PLC y Galp Energia, del que Petrobras dijo en 2007 que tiene 8.000 millones de barriles de petróleo equivalentes en reservas recuperables.

"Todo el mundo es consciente de la transformación que puede suponer Brasil para la compañía, pero la producción aún podría llevar años", señaló Jason Kenney, analista de ING.

Fernández Cuesta señaló que la producción podría comenzar en alguno de los descubrimientos tempranos del bloque donde están los yacimientos Carioca y Guara en 2013 o 2014, y que la parte correspondiente a Repsol será de unos 50.000 barriles por día.

Repsol podría aún no convencer del todo a los inversores en los próximos 12 meses por posibles retrasos en la evolución o el reto que supone la financiación de la extracción en Brasil por su complejidad técnica con los actuales precios del petróleo, según Jason Kenney.

Las acciones de Repsol subieron un 2,7% el viernes. Fernández Cuesta apuntó que la financiación del desarrollo de estos grandes campos petrolíferos no será difícil. Una parte podría proceder de la generación de caja de Repsol o de nueva deuda. También cabe la posibilidad de vender una parte de sus participaciones en los bloques donde se explora, según el directivo, que añadió que este extremo aún no se ha contemplado.