Después de que quedase prácticamente descartada la propuesta de compra de Opel por parte de la Corporación Industrial del Automóvil de Pekín (BAIC), los analistas locales creen que la firma china tratará de hacerse con la marca sueca Saab, también en manos de General Motors (GM). El portavoz de BAIC, apellidado Wang, dijo hoy que su firma por ahora "no tiene información que se pueda revelar públicamente ni sobre Saab ni sobre Opel", y que no hará comentarios sobre "rumores" de la prensa. Sin embargo, el diario "South China Morning Post" da por probable que, ahora que Opel acabará, en principio, en manos de la canadiense Magna, BAIC se interese por hacerse con Saab.