La eléctrica estatal francesa EDF anunció hoy que su facturación en el primer trimestre del año aumentó un 15,1% con respecto al mismo periodo de 2008, hasta los 21.106 millones, puesto que las duras condiciones climáticas compensaron los efectos de la caída del consumo a causa de la crisis. El grupo registró un aumento del 12,5% de su volumen de negocios orgánico, impulsado esencialmente por la evolución de los precios y las tarifas en el año 2008, sobre todo en los mercados internacionales, que representaron el 46,8% del total de la facturación. "El impacto del frenazo económico actual en los volúmenes de electricidad vendidos a los clientes industriales permanece limitado hasta el momento", indicó EDF en un comunicado. Además, el mayor consumo ligado a las condiciones climáticas más frías en enero y febrero, sobre todo en Francia, Italia y Alemania, "ocultaron los efectos de la crisis sobre el consumo eléctrico", señaló. En Francia, el grupo facturó 11.224 millones de euros, un 55,2% más que en el mismo periodo de 2008.