La Denominación de Origen Calificada Rioja comenzó en febrero en Estados Unidos un "ambicioso" plan de promoción, con más de cuatrocientos programas dirigidos al punto de venta y un presupuesto de unos cinco millones de dólares (3,7 millones de euros), cuyo objetivo fundamental es mantener el crecimiento de ventas que el vino de Rioja ha tenido en los últimos años en este mercado. En una nota de prensa, el Consejo Regulador indicó que Estados Unidos se ha convertido en su cuarto importador, con más de 7,5 millones de botellasen el pasado 2009 y un destacado liderazgo entre los vinos de calidad españoles.