La deuda pública neta acumulada por el Reino Unido hasta el pasado diciembre fue de 870.000 millones de libras (algo más de un billón de euros) y el equivalente al 61,7% del PIB. Representa la mayor cifra desde que se empezara a elaborar la estadística en 1974.