Los intereses de la deuda soberana de Portugal han alcanzado récord en la financiación a dos y tres años debido a la incertidumbre sobre Grecia.
La incertidumbre sobre los problemas de la economía griega siguen haciendo estragos en los CDS de la economía lusa. Hoy la financiación de los bonos a dos y tres años han llegado a cotizar en el 13,95% y el 15,04% respectivamente, lo que supone el récord de la última década.

Las obligaciones lusas subieron 26, puntos básicos y 36 respectivamente.

La decisión de retrasar la solución hasta el próximo mes de julio está dejando un sabor agridulce en los mercados tanto de renta fija, como de renta variable, como se observa en el Ibex 35 que hoy de nuevo ha perdido los 10.000 puntos.