La deuda hipotecaria de las familias siguió moderándose en julio y ascendió a 671.692 millones de euros, un 0,7% más que en el mismo mes del año anterior, lo que supone el menor aumento de toda la serie histórica, según datos del Banco de España.
Además, el incremento interanual se situó tres décimas por encima del registrado en junio (1%), más de tres puntos por debajo del experimentado en enero (4%) y casi siete puntos por debajo del incremento del 7,1% registrado en julio de 2008.

En términos absolutos y en comparación con la cifra registrada al cierre del mes de junio, la deuda hipotecaria volvió a crecer un 0,13%, después de haber registrado caídas intermensuales todos los meses de 2009, excepto abril. Aún así, se mantuvo en máximos históricos, al situarse en 671.692 millones de euros y superar en más del doble a la contabilizada en 2003.

La caída del endeudamiento familiar está en línea con la desaceleración de la compra de vivienda que, según datos del Ministerio de Vivienda, cayó un 16,5% en el primer trimestre del año en relación al trimestre anterior, hasta totalizar 104.703 operaciones.

CAEN LOS CRÉDITOS AL CONSUMO


Por otro lado, los créditos al consumo cayeron un 1,3% en julio, frente al aumento del 8,8% registrado en el mismo mes del año anterior y el incremento del 2,7% registrado en el primer mes del año.

Así, el saldo total se situó en 231.502 millones de euros al cierre del mes de julio, después de haberse moderado a lo largo del año y registrar tres caídas consecutivas en los últimos tres meses.

Sumando ambos conceptos (deuda hipotecaria y créditos al consumo), el endeudamiento total de los hogares se situó en 905.861 millones de euros en el séptimo mes del año, lo que representa un incremento del 0,2% en comparación con el mismo periodo del año anterior, y una caída del 0,29% en comparación con la cifra registrada al cierre de junio.