Las deudas contraídas por las familias españolas para la adquisición de una vivienda ascendían a 665.107 millones de euros al finalizar mayo, un 9,9% más que en el mismo mes de 2007, aunque el ritmo de este incremento es cada vez menor. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, a pesar de que el volumen absoluto de la deuda hipotecaria sigue creciendo mes a mes, las cifras de los últimos años demuestran que cada vez lo hace a menor velocidad.