El deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) cerró 2009 en 76.105 millones de euros, un 20% más que hace un año, aunque logró moderar su crecimiento mensual en los dos últimos meses del ejercicio, según datos del Banco de España recogidos por Europa Press.