El consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que la desaceleración del mercado hipotecario continuará los próximos meses, pero "no vemos caídas abruptas", al tiempo que recordó que no es igual la presión que se vive en el mercado de segunda vivienda que en primera vivienda. Goirigolzarri alertó además de que se está produciendo un deslizamiento en el mercado hipotecario en términos de precios, actividad y evolución de saldos.
En una presentación para analistas tras informar de que BBVA obtuvo un beneficio neto de 4.756 millones de euros hasta septiembre, un 6,7% más con respecto al mismo periodo del pasado año y que es del 20,1% si no se cuentan ingresos extraordinario, Goirigolzarri destacó que en España existen diversos mercados hipotecarios, "con distintas presiones". Recordó que, como ya alertó el banco a principios de 2006, se está produciendo un "deslizamiento" en el mercado hipotecario en términos de precios, actividad y evolución de saldos, motivo por el que se BBVA impulsó los préstamos a pyme y al consumo. Consideró que "se verán más deslizamientos los próximos meses", si bien en esta desaceleración "no vemos una caída abrupta", y destacó que el 90% de su cartera de hipotecas está destinado a compra de primera vivienda. El crecimiento de los saldos medios de la inversión crediticia del banco en hipotecas durante 2007 presentó aumentos del 18,6% entre enero y marzo, del 17,8 en el segundo trimestre y del 16,2% entre julio y septiembre. Además, señaló que la "guerra del pasivo" que se vive en el mercado financiero español para captar fondos y depósitos continuará y valoró que el BBVA cambiase, hace varios trimestres, muchas de sus políticas comerciales para "fortalecer su posición en el mundo del plazo", una "buena decisión" que provoca que "tengamos crecimientos de plazo superiores a los de fondos". Agregó que la presión sobre precios de pasivo no es algo nuevo y se mantendrá, a la vez que mostró su confianza en el "músculo comercial" del BBVA. Hasta septiembre, los recursos de clientes dentro y fuera de balance, incluidos los que aportan los bancos estadounidenses recientemente incorporados, ascienden a 493.000 millones de euros, frente a los 408 de un año antes, lo que supone un incremento del 20,8% (23,7% a tipos de cambio constantes). El incremento de los recursos en balance es del 24,9%, hasta 340.000 millones de euros (27,4% a tipos cambios constantes), de los que 240.000 millones corresponden a depósitos de la clientela (un 29,9% más), 84.000 a débitos representados por valores negociables (12,3% más) y 16.000 millones a pasivos subordinados (26,7%). Por su parte, los recursos de clientes fuera de balance, que comprenden los fondos de inversión, de pensiones y las carteras de clientes, incluyen en este trimestre 6.900 millones de euros de Compass y del resto de los bancos del grupo en Texas. A septiembre, estos recursos alcanzan 154.000 millones de euros, lo que supone un aumento del 12,6% interanual. El crecimiento en España se queda en un 1,5% interanual, hasta 77.000 millones de euros, y se fundamenta en las carteras de clientes, que crecen un 8,2%, y en los fondos de pensiones, que lo hacen un 7,1%, si bien los fondos de inversión bajan un 2,4%, a 45.056 millones, desde los 46.154 millones de una año antes. La caída es del 3,4% en cuanto a fondos de inversión mobiliarios en España, cuyo volumen se sitúa en 42.558 millones. En los demás países en los que opera, los recursos fuera de balance se elevan a 77.000 millones de euros, tras aumentar un 26,4% interanual, con subidas del 16,4% en fondos y sociedades de inversión, del 15,7% en fondos de pensiones y del 76,8% en carteras de clientes.