BBVA ha obtenido un beneficio neto de 4.756 millones de euros hasta septiembre, lo que supone incrementar sus ganancias en un 6,7% con respecto al mismo periodo del pasado año, si bien la mejora es superior al 20% si no se tienen en cuenta ingresos extraordinarios. En las cuentas del banco presidido por Francisco González destaca el crecimiento de los ingresos, ya que el margen ordinario se ha incrementado en un 13,5% sobre el de los nueve primeros meses de 2006. Mientras, el margen de intermediación aumenta en un 15,5%, gracias a los mayores volúmenes de actividad.
En las cuentas del banco presidido por Francisco González destaca el crecimiento de los ingresos, ya que el margen ordinario se incrementa en un 13,5% sobre el de los nueve primeros meses de 2006, destacando el margen de intermediación, que lo hace en un 15,5%, gracias a los mayores volúmenes de actividad. El margen de explotación, el que mejor refleja la evolución de la actividad puramente bancaria, se situó en 8.042 millones de euros, un 21,7% más, mientras que los créditos a la clientela llegaron a 309.164 millones, un 24,4% más, y el total de recursos de clientes gestionados alcanzó los 493.382 millones, un 20,8% más. El beneficio atribuido de BBVA aumenta un 20,1%, hasta 3.962 millones de euros sin atípicos, al no tener en cuenta que el pasado año se anotó plusvalías por la venta de participaciones en Repsol, BNL y Banc Internacional d'Andorra y que a principios de 2007 vendió su participación en Iberdrola. Este avance se sustenta en el favorable comportamiento de los ingresos y un aumento del margen de explotación, mientras que el beneficio por acción sin extraordinarios creció un 14,6%, la Rentabilidad sobre fondos propios (ROE) se situó en el 31% y la Rentabilidad sobre activos (ROA), en el 1,21%. Las mejoras continuas en la eficiencia -que se sitúa en el 42,5%, frente al 44,3% un año antes- y la adecuada gestión del riesgo y de la liquidez, junto a la fuerte capacidad del Grupo y todas sus unidades para generar ingresos a través de la actividad, "sitúan a BBVA en una posición de fortaleza en el actual entorno, más complejo debido a las turbulencias de los mercados financieros", destaca. Además, el beneficio en México ha aumentado un 7,9% y ha llegado a 1.430 millones de euros, si bien el buen crecimiento de volumen de negocio en el país se ve afectado a la hora de exponer sus cuentas por la depreciación de la moneda local frente al euro. BBVA mantiene su mora en cotas del 0,88%, frente al 0,82% de un año antes, con una cobertura para insolvencias del 234,1% y registra crecimientos del 24,4% en inversión crediticia, de la que 102.593 millones se corresponden a créditos con garantía real, que crecen un 16,2% y que incluyen hipotecas. La financiación de vivienda libre crece un 15,5%, por lo que mantiene "la tendencia de ligera desaceleración de esta modalidad de crédito", explica el banco, mientras que los créditos dudosos aumentan un 37,9%, hasta 3.255 millones. En saneamientos crediticios, en el tercer trimestre se ha registrado un importe similar al de los precedentes, y no ha sido necesario efectuar ningún saneamiento de activos derivado de la inestabilidad de los mercados financieros. Al cierre del tercer trimestre, en un entorno de mayor complejidad debido a las turbulencias en los mercados financieros, BBVA "está mostrando una excelente combinación de rentabilidad ajustada al riesgo". BBVA genera ingresos mediante un crecimiento notable de su actividad, que se trasladan al margen de explotación, y realiza una "adecuada gestión de los riesgos de crédito y de mercado, así como de la liquidez", lo que permite mantener un perfil de "bajo riesgo". Durante el tercer trimestre, además, se concluyó la adquisición de Compass Bancshares por un importe de 6.663 millones de euros, frente a los 7.400 millones de euros estimados cuando se anunció la operación. A pesar de la caída generalizada de las bolsas en el tercer trimestre, el grupo cuenta a 30 de septiembre con unas plusvalías latentes de 5.495 millones en sus carteras de participaciones, superiores en 763 millones a las existentes un año antes