La demanda eléctrica creció un 2,4% en mayo y un 2,6% una vez corregidos los efectos de la laboralidad y la temperatura, según informó la gestora del sistema eléctrico español. En los cinco primeros meses del año, la demanda ascendió al 3,1% hasta 108.383 gigavatios/hora, cifra que llega hasta el 5,2% más si se corrigen los efectos calendario y climatológico. Por su parte, las reservas de agua en embalses de aprovechamiento hidroeléctrico se sitúan en 63,3% de capacidad a finales de mayo, un 2,6% más que en el mismo período del año anterior.