Los principales bancos japoneses, el propio Mizuho, así como el Bank of Tokio Mitsubishi y Sumitomo Mitsui, anunciaron el pasado enero que la crisis de las hipotecas "basura" o créditos de alto riego lastrarían sus resultados.Entonces adelantaron unas pérdidas conjuntas de 5.187 millones de dólares, una cifra menor que la anunciada por Mizuho por si sólo. El recorte señalado en enero era muy inferior a las pérdidas sufridas por los sectores financieros en Estados Unidos y Europa
.El sector bancario nipón, tradicionalmente conservador y poco dado al riesgo, había reiterado en varias ocasiones desde que el pasado agosto se desató la tormenta financiera en EEUU, que su exposición a la crisis hipotecaria era muy reducida.De hecho, la mayor parte de las pérdidas de estas entidades japonesas no están vinculadas directamente a las "hipotecas basura", según el desglose de sus informes empresariales, sino que están ligadas a otros productos financieros más complejos que incorporaban como activos secundarios este tipo de créditos.