La crisis de crédito y confianza que vive el mercado se está cebando especialmente con la industria de los fondos de inversión. En tan sólo 25 días, lo que llevamos de 2008, los fondos de bolsa españoles registran caídas del 17,5% y casi una decena de ellos presentan minusvalías superiores al 20%. Sin embargo, las tornas pueden cambiar ya que los mercados han recuperado terreno en las últimas jornadas y los fondos de inversión son capaces de reaccionar rápidamente a los cambios. “Un fondo de bolsa que tenga una exposición bursátil 100% e incluso con un cierto apalancamiento y si el gestor ha mantenido sus posiciones, rebotará al igual que el mercado e incluso más”, asegura el director general de Profim, Víctor Alvargonzález, quien sin embargo, recomienda a los inversores más conservadores mantenerse fuera de la renta variable “hasta que se aclare el panorama”. Si por el contrario, el ahorrador está dispuesto a asumir más riesgo “recomiendo mantener alguna posición en renta variable, porque el mercado puede volver a una tendencia alcista en un plazo relativamente corto”. En este caso, el experto financiero apuesta por “cubrir la renta variable con otro tipo de fondos que amortigüen el impacto de la volatilidad bursátil”. Una volatilidad bursátil que se ha llevado por delante la rentabilidad de dos de los mejores fondos de renta variable nacional de los últimos ejercicios: el BBVA Bolsa Ibex Quant y el Santander Aggressive Spain. El primero, el gestionado por el BBVA registra a estas alturas del año una caída del 31,5% después de firmar en el 2006 una subida superior al 40%. Y es que, tal y como afirma Alvargonzález, “siempre hay que tener presente que rentabilidades pasadas no aseguran ganancias futuras. La gente –asegura el experto- no debe comprar fondos dependiendo exclusivamente de su rentabilidad pasada, porque sobre todo, hay que mirar hacia delante”. La explicación, asegura el director general de Profim es sencilla, “al ser la economía cíclica, suele pasar que los mejores fondos de un año son los peores del siguiente, y hay muchos inversores que comenten estos errores”. Muchos de estos inversores sin duda se han debido quedar “atrapados” en el BBVA Bolsa Ibex Quant, un fondo, según los datos que aporta Morningstar que invierte en una cartera de contado y derivados que replica al Ibex 35, “aunque puede invertir en otros títulos que tengan una alta correlación pero que no estén incluidos en el mismo por razones operativas”, señalan desde BBVA Gestión. La exposición de este fondo a la renta variable estará entre el 95 y el 195% dependiendo de las condiciones de mercado. El perfil de este fondo de apalancamiento variable es arriesgado y se aconseja permanecer en él entre tres y cinco años. Las cinco mayores posiciones del BBVA Bolsa Ibex Quant están copadas por el Acción Ibex 35 ETF (9,1%), futuros sobre el Santander (8,9%), Telefónica (8,8%), Santander (8,8%) y futuros sobre Telefónica (8,7%). A la estela del fondo del BBVA, se coloca uno de los productos más conocidos del Santander, el Santander Aggressive Spain que acumula desde comienzos de año una caída del 27,6% cuando el año pasado registró una subida superior al 10% y en 2006 fue uno de los mejores del mercado con una revalorización del 48,4%. Este fondo mantiene una exposición a riesgo en renta variable española superior al 100% del patrimonio, con un máximo de exposición en el entorno del 180% -situándose el porcentaje medio de exposición en el entorno del 150%-. Una exposición que realiza básicamente vía futuros sobre el Ibex 35. Según los últimos datos que aportan desde Santander Asset Management “durante el tercer trimestre de 2007 el fondo siguió su objetivo de apalancar el comportamiento del Ibex 35 con una exposición entre el 120 y el 180%, lográndolo mediante la compra-venta de las acciones que integran el índice”. Las cinco mayores posiciones del fondo están cubiertas por Futuros del Ibex (46,2%), Telefónica (9,5%), Santander (9,3%), BBVA (8,9%) y Santander ETF Ibex 35 (3,5%).