El aumento del paro registrado en la UE a partir del segundo trimestre de 2008 debido a la crisis económica ha provocado también una reducción de la jornada laboral, un aumento del trabajo a tiempo parcial y un mayor nivel de desempleo en los trabajadores menos cualificados, según los datos de Eurostat, la oficina estadística de la UE, publicados hoy. Así, en el conjunto de la UE la jornada laboral se ha reducido una media de 0,7 horas entre el segundo trimestre de 2008 y el de 2009, pasando de 41 horas semanales a 40,3 horas. En el caso de España, la disminución ha sido de algo más de media hora en una jornada laboral media de 40,6 horas.