El secretario del Tesoro, Henry Paulson, ha asegurado que la crisis inmobiliaria en Estados Unidos y sus consecuencias sobre el mercado de bienes raíces están bajo control. No obstante, opina que la situación debería servir como señal de alarma para los inversores. En este sentido considera que hay una corrección significativa en el mercado de construcción de viviendas y que éste ha tocado fondo o está muy cerca de hacerlo.