La crisis económica ha acabado con la vida de más de 100.423 empresas, lo que representa la desaparición del 7,1% de las empresas españolas en un año, según los datos hechos públicos hoy por la Confederación Nacional de Autónomos y Microempresas (Conae). La organización denuncia que los empresarios autónomos y la microempresa son los "más castigados" por sus dificultades para tener acceso al crédito y por ser a quienes "peor pagan y tratan las grandes corporaciones y Administraciones". En este sentido, la asociación reclamó al Gobierno "medidas reales", como facilitar el acceso al crédito, no pagar el IVA de las facturas no cobradas, hacer efectivo el pago de facturas a no más de treinta días (con lo que no se precisaría financiación) y el descenso de la presión fiscal y de la Seguridad Social para el empresario autónomo y la microempresa.