La constructora británica Taylor Wimpey advirtió hoy de que el mercado inmobiliario español continuará representando un "desafío" durante 2010 y confirmó sus planes para abandonar su actividad en Gibraltar. La segunda mayor compañía británica del sector de la construcción de vivienda informó de que el pasado ejercicio logró completar la venta de 225 inmuebles en España y Gibraltar, un 5,1% más que en 2008, aunque el precio medio de venta retrocedió un 3,7%, hasta las 260.000 libras (295.510 euros).