El sector de la construcción de edificios, cuya actividad en términos económicos sufrió un retroceso del 8% el año pasado, volverá a caer este año un 3%, según las previsiones comunicadas hoy por la Federación Francesa de la Construcción (FFB). El descenso del negocio, que había supuesto la pérdida de 50.400 empleos en 2009, de un total de 1,2 millones de asalariados, acarreará un nuevo recorte de entre 25.000 y 30.000 puestos de trabajo, indicó el presidente de la FFB, Didier Ridoret, en conferencia de prensa.