El índice de confianza del consumidor que elabora la Universidad de Michigan se ha desplomado en su primera lectura de julio hasta los 64,6 puntos, desde los 70,8 puntos de finales de junio. El aumento imparable del desempleo en Estados Unidos sigue poniendo trabajas al consumo y a unos consumidores que siguen sin ver seguro su puesto de trabajo.