La confianza del consumidor estadounidense se derrumbó en julio a su nivel más bajo desde abril, ante un creciente pesimismo sobre el panorama de la economía, pese a algunos pronósticos que indican que la recesión se estaría moderando, mostró el viernes un informe.
El sondeo Reuters/Universidad de Michigan mostró que su índice final sobre la confianza del consumidor cayó a 66,0 en julio desde una lectura de 70,8 en junio. Pese a la baja, se ubicó algo por encima del nivel de 65,0 que esperaban los economistas consultados por Reuters.

La variable que mide las expectativas de los consumidores descendió a 63,2 en julio desde un 69,2 en junio.

"Los consumidores creen que la caída libre de la economía se ha terminado, pero ven pocas razones para creer que las políticas de estímulo mejorarán sus condiciones financieras en el corto plazo", indicó el comunicado que acompañó al informe.

Un menor ingreso y peores perspectivas sobre el empleo en el próximo año son factores clave que preocupan a los consumidores, señaló el informe.

El índice de la percepción de los consumidores sobre las condiciones actuales cayó a 70,5 en julio desde un 73,2 en junio.