La compra de la española Altadis por la británica Imperial Tobacco palió el desplome de la inversión directa del Reino Unido en España en 2008, que alcanzó casi los 14.000 millones de euros y sin cuya adquisición se hubiera reducido prácticamente a la mitad, el nivel más bajo desde 1998. Así se desprende de un estudio publicado hoy por la Cámara de Comercio Británica en España, mediante un comunicado, y que asegura que la operación de Altadis situó a Gran Bretaña como el mayor inversor extranjero en España en 2008. Sin embargo, el 94 por ciento de esta inversión directa respondió a la compra de Altadis, que fue por valor de 12.782 millones de euros, operación que generó por sí sola un incremento del 850 por ciento respecto a la inversión realizada en 2007. Sin esta aportación extraordinaria, la inversión directa ordinaria procedente de Gran Bretaña habría caído el 44 por ciento respecto al año anterior, hasta los 825 millones de euros, el importe más bajo en los últimos diez años.