La competitividad de las exportaciones españolas teniendo en cuenta la inflación empeoró en el primer trimestre de 2008 el 1,3% frente a los quince países de la zona euro, y el 3,3% frente a los países de la OCDE, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Este deterioro en tasa interanual se debió, en el caso de la zona euro (UEM), al diferencial de inflación de la economía española con los países con los que comparte moneda, según el Indice de Tendencia de Competitividad (ITC) del cierre de 2007 y el primer trimestre de 2008. En el caso de la OCDE fue consecuencia de los incrementos del 1,2% en el índice de precios relativos de consumo y del 2,1% en el de tipo de cambio. Frente a los países de la UE a 27, la pérdida de competitividad fue del 2,6% debido al aumento del 1,2% de los precios relativos y al incremento del 1,4% del de tipo de cambio por la apreciación del euro. Mayor aún, del 8,8%, fue respecto a los países comunitarios que no han adoptado el euro y se debió a un alza del 7,7% del índice de tipo de cambio, al que se unió el avance del 1% en el de precios relativos.