La Comisión Europea pedirá a Grecia hoy más medidas para reducir su déficit y su deuda y sortear así el riesgo de suspensión de pagos y someterá sus cuentas públicas a una vigilancia reforzada. El Ejecutivo comunitario expedientará además al Gobierno de Atenas por la mala calidad de las estadísticas presupuestarias que ha enviado a Bruselas los últimos años.
El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, considera que el último plan de austeridad elaborado por Grecia a mediados de enero para sanear sus cuentas públicas -y que prevé reducir el déficit desde el 12,7% en 2009 hasta el 2,8% en 2012- fija "objetivos ambiciosos" cuyo cumplimiento es "absolutamente necesario" para resolver los problemas griegos, según explicó su portavoz, Amelia Torres.

No obstante, la Comisión cree que existen "riesgos" que podrían frustrar el logro de estos objetivos y, por ello, pedirá al Gobierno de Atenas medidas adicionales de consolidación presupuestaria.

El Ejecutivo comunitario avanzará también un paso más este miércoles en el expediente sancionador contra Grecia por déficit excesivo, que podría acabar en multas si las autoridades helenas no corrigen la situación. La nueva recomendación recogerá el "esfuerzo de ajuste anual" exigido por la UE hasta que el déficit vuelva a situarse por debajo del límite del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

En el marco de este expediente, la Comisión propondrá que la UE ponga en marcha un mecanismo de "vigilancia reforzada" sobre las cuentas públicas griegas para garantizar que se cumplan los objetivos fijados y no haya nuevas desviaciones.

El Ejecutivo comunitario exigirá además "reformas estructurales" para "afrontar los problemas de competitividad de la economía griega", anunció Torres.

Finalmente, Bruselas abrirá un nuevo procedimiento de infracción contra el Gobierno de Atenas por considerar que "no ha respetado sus obligaciones de recoger y enviar a la Comisión Europea estadísticas que sean exactas".

Para evitar que se repitan los problemas de falseamiento de estadísticas, la Comisión propondrá dar más poderes a Eurostat para que tenga "capacidad de auditoría". De este modo, cuando haya "dudas razonables sobre la exactitud de las cifras" de déficit y deuda enviadas por un Gobierno a Bruselas, la oficina estadística podrá enviar a sus funcionarios al país en cuestión y revisar de primera mano los datos.

Tras su llegada al poder, los socialistas revisaron el pasado octubre la previsión de déficit público para 2009 desde el 3,7% del PIB que se había estimado en primavera hasta el 12,5%. También corrigieron la cifra de déficit de 2008 aumentándola del 5% al 7,7% del PIB. La revisión llevó a las agencias de 'rating' a rebajar la calificación de la deuda griega y provocó un aumento de la especulación en los mercados financieros sobre la posible quiebra del país.