La Comisión Europea se dispone a estudiar la "correspondencia" que recibió ayer del Gobierno italiano sobre sus intenciones con respecto a la fusión entre la empresa española Abertis y la italiana Autostrade, aunque rechazó confirmar si entre las explicaciones se alude a la decisión de vetar la operación.
El portavoz comunitario Mark Gray confirmó la recepción este martes la contestación del Ejecutivo de Romano Prodi, después de que la Comisión pidiera el lunes a Roma que explique qué "quieren hacer" en relación a una fusión que supondría la creación de la mayor operadora de autopistas del mundo.