La Comisaria de Competencia, Neelie Kroes, insistió hoy en que "no dará carta blanca" a las ayudas que Alemania tiene previsto conceder para la reestructuración de Opel tras su compra por la empresa canadiense Magna, sino que garantizará que los subsidios estén supeditados a requisitos "comerciales" y no a "criterios públicos".