El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, anunció hoy que ha sugerido a Bolsas y Mercados Españoles (BME) que modifique el reglamento de Bolsas en aras de modificar los niveles de freet float, ya que, a su juicio, si son "excesivamente bajos" el mercado no funciona correctamente, el precio no refleja el verdadero valor de las empresas y es "mucho más fácil" manipular una acción. Durante la presentación ante la prensa de la Memoria de Supervisión de la CNMV, Segura reconoció que ha hablado con el presidente de BME, Antonio Zoido, sobre esta cuestión y que ya está trabajando al respecto.
No obstante, el presidente de la CNMV no quiso adelantar ninguna medida, que a juicio de la institución podría ser conveniente introducir, pero aseguró que en un plazo breve de tiempo hará pública la opinión institucional al respecto. Asimismo, recordó que la CNMV es "especialmente estricta" en la exigencia del 25% del freet float y que la modificación del reglamento no es una cuestión que le competa el 100%, pero que los niveles de freet float de la Bolsa española son más bajos que en otros mercados europeos, como el anglosajón, por lo que, a su juicio, sería conveniente modificarlo. Sector inmobiliario En este sentido, y preguntado por la prensa por el caso concreto de Itínere y su falta de liquidez, Segura recordó que el plazo para que la compañía aumente su freet float termina el 30 de junio, por lo que no "hay ninguna decisión tomada" sobre su situación, sino una preocupación general por sociedades con muy poco freet float, que, según explicó, están "muy localizadas en el sector inmobiliario". En este sentido, incidió en que la reflexión surgida sobre el freet float y la modificación del reglamento tiene como objetivo la búsqueda de criterios "razonablemente aplicables" al conjunto de las compañías que presentan situaciones de este tipo, aunque cada una tenga singularidades. En cuanto a la valoración de los activos inmobiliarios que realizan las compañías, el presidente de la CNMV aseguró que en la actualidad las valoraciones son más "homogéneas" que hace un año y que actualmente se mantiene reuniones con las sociedades implicadas para lograr más transparencia. Nuevas competencias de la CNMV El presidente de la CNMV señaló, en relación al nuevo modelo de supervisión, que una de las novedades será que la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSP) perderá la supervisión sobre seguros, ya que en lo relativo a solvencia pasará a formar parte del Banco de España, mientras que la nueva CNMV tendrá bajo su tutela las normas de comercialización y de conducta. Asimismo, señaló que la CNMV perderá competencias relativas a la solvencia, principalmente en empresas de servicios de inversión (ESIS), pero que adquirirá el servicio de reclamaciones de clientes de entidades de crédito. Preguntado sobre un posible modelo de supervisión único, Segura indicó que este organismo no podría nacer de la fusión de la CNMV y el Banco de España porque daría lugar a un modelo grande, difícil de gestionar, y que podría dar lugar a potenciales conflictos entre los dos supervisores integrados. "Contrato temporal" Respecto a su posible reelección como presidente, Segura recordó que su contrato sigue siendo "temporal" hasta el 6 de octubre, como ya anunció cuando tomó posesión de su cargo hace algo más de un año, y que, de momento, no tiene conocimiento sobre su futuro al frente del organismo supervisor. "Soy jugador de ajedrez y en ajedrez es fundamental pensar las siguientes jugadas que va a hacer el contrario y cómo va a responder uno, pero esto es la vida profesional, y hace tiempo que no me planteo jugadas", subrayó Segura. Asimismo, aseguró no tener ninguna referencia sobre la opinión que el Gobierno tiene sobre su actuación, y recordó que su único compromiso es estar hasta el 6 de octubre al frente de la CNMV. "A la pregunta de si usted seguiría", la respuesta es que "depende", apostilló. En cuanto las retribuciones y la aplicación del Código Unificado de Buen Gobierno a la CNMV, Segura defendió que este tipo de datos son públicos en los Presupuestos Generales del Estados (PGE), si bien reconoció que la suya asciende a 150.000 euros al año. Asimismo, aseguró no sentirse incómodo por no tener la confianza del Partido Popular, aunque reconoció que le gustaría contar con ella y "ser adorado por todo el mundo", y destacó que, por el contrario, sí le preocuparía no contar con el apoyo del sector. En cuanto a la emisión de cuotas participativas por entidades como la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Segura destacó que estas operaciones deben realizarse con el mayor respaldo posible, ya que, de lo contrario, existe la posibilidad de un trasvase entre el tramo institucional y el tramo minorista, y que lo importante es que cumplan los criterios de aplicación de la Mifid.