El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, ha afirmado hoy en el Congreso que la exposición de las entidades españolas en general a los productos tóxicos derivados de la crisis de las hipotecas basura originada en Estados Unidos es de "algo más del 6%". Segura sostiene que la exposición de las entidades españolas a dichos productos es "escasa", de acuerdo a la información de que dispone la CNMV, en respuesta a una pregunta formulada por el diputado del PP Jaime García-Legaz. En su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados para rendir cuentas de su primer año de gestión al frente del supervisor, Segura ha dicho que lo que inicialmente pareció una crisis circunscrita a Estados Unidos se propagó "con rapidez" y generó una crisis de confianza.
Asimismo, ha descartado que el traspaso de activos desde fondos a depósitos responda exclusivamente al interés de las entidades financieras en busca de liquidez ante la dificultad de acceso en los mercados mayoristas, en detrimento de los intereses de los inversores, e insistió en que no se han detectado prácticas incorrectas de comercialización. Según ha estimado el presidente de la CNMV, el antídoto contra la desconfianza de los mercados es la transparencia, y en esa línea y para proteger los intereses de los inversores actúa el organismo supervisor de los mercados. En otro orden de cosas, Segura se ha defendido de los ataques del PP al vicepresidente de la CNMV, Carlos Arenillas, de quien ha destacado su independencia y profesionalidad. "Estoy seguro de que el señor Arenillas es la persona adecuada para ser vicepresidente", ha aseverado.