La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) prefiere un modelo de supervisión financiera compartido antes que un modelo de supervisor único a nivel europeo que puede favorecer la aparición de conflictos de intereses entre la supervisión de solvencia y de conductas. Así lo aseguró hoy el vicepresidente de la institución, Fernando Restoy, en una jornada sobre la reforma del sistema financiero español organizada por el diario "Expansión". Según el texto de su intervención enviado por la CNMV, Restoy mostró su desacuerdo con el modelo anglosajón de supervisión única, que ha demostrado "que no ha resistido bien la crisis".