La CEOE considera que los estímulos fiscales a la rehabilitación de viviendas aprobado por el Gobierno no son suficientes ni actuarán con la rapidez que el sector necesita, por lo que trasladó hoy al Ejecutivo una propuesta para poner en marcha un plan de choque, similar al habilitado para sectores como el del automóvil, en forma de subvención de entre el 15% y el 20% de las obras de reforma. Este "incentivo directo" tendría un límite máximo a determinar, se abonaría al consumidor en un plazo máximo de 100 días y contaría con una vigencia anual y prorrogable en función de los resultados obtenidos. Como resultado, permitiría generar empleo, introducir liquidez en el mercado, reconducir la economía