La cementera suiza Holcim, la más grande del mundo, dijo el lunes que desea una compensación total por los activos que le fueron expropiados por el Gobierno de Venezuela en el 2008 durante una campaña de nacionalizaciones. "El grupo busca la compensación total por la expropiación de su subsidiaria, Holcim Venezuela, de parte del Gobierno de Venezuela", dijo Holcim en un comunicado. El presidente venezolano, Hugo Chávez, tomó el control de Holcim Venezuela y otras compañías cementeras extranjeras como parte de su intento por dirigir industrias claves en la nación petrolera sudamericana en el 2008.