La Comisión Europea aseguró hoy que el pacto que la Unión Europea firmó ayer con Ucrania para modernizar la red de suministro de gas hacia Europa "no va contra Rusia". El Ejecutivo comunitario dijo tomar nota de las quejas del primer ministro ruso, Vladímir Putin, quien denunció que el acuerdo entre Bruselas y Kiev omite los intereses de Rusia como país suministrador y amenazó con revisar las relaciones con la UE. La UE, Kiev y las principales instituciones financieras -Banco Europeo de Inversiones, Banco Mundial y Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo- sellaron una declaración para reforzar la fiabilidad de Ucrania como país de tránsito y motivar la inversión, así como para aumentar la capacidad de su red de transporte. El jefe del Gobierno ruso estimó que estudiar sin Rusia, como principal suministrador, la posibilidad de incrementar el bombeo de gas por territorio ucraniano es poco serio y absurdo.