No habrá reestructuración de la deuda de Grecia pero sí posibles cambios. El portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea, Amadeu Altafa, ha advertido de que una medida de este tipo tendría "consecuencias devastadoras".

Se están haciendo esfuerzos importantes con el fin de facilitar los términos de los préstamos concedidos al país heleno, tanto en períodos de vencimiento como en tipos de interés. Así lo ha afirmado el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea en una rueda de prensa en la que insistió "en que las autoridades griegas deben continuar con su plan de privatizaciones - valorado en 50.000 millones de euros- anunciado recientemente".

Al mismo tiempo, Altafaj ha recordado que tanto BCE, como CE y FMI se encuentran en Atenas para realizar una revisión trimestral del programa aprobado hace un año con el objetivo de decidir el pago del próximo plazo - que debía entregarse en junio y supondrá unos 12.000 millones de euros- y de actualizar la sostenibilidad de la deuda griega. Una vez que esa misión presente sus resultados se podrá ver "el camino hacia el futuro de forma más clara", recalcó.

La situación griega será uno de los puntos principales de la discusión que mantienen esta tarde los ministros de Finanzas de la zona euro, y que continuará mañana con un debate con responsables de toda la Unión Europea.
La CE anunció el pasado viernes sus previsiones económicas de primavera, en las que vaticinó que el déficit público griego se situará este año en el 10,5 % del PIB, muy por encima del 7,75 % marcado por el Gobierno.