La Comisión Europea (CE) ha dado hoy el visto bueno al esquema propuesto por el Reino Unido para ayudar a las empresas que se están viendo afectadas por la actual restricción crediticia. Las medidas aprobadas hoy permiten a las autoridades nacionales, regionales y locales otorgar ayudas en forma de tipos de interés reducidas a las empresas que contraten préstamos antes del 31 de diciembre del próximo año, cualquiera que sea su duración.
Estos beneficios sólo se aplicarán hasta el 31 de diciembre de 2012 y después de esa fecha las compañías tendrán que abonar las tarifas a precio de mercado.