La Comisión Europea (CE) ha autorizado hoy la garantía estatal del gobierno portugués al préstamo de 450 millones que seis bancos lusos han concedido al Banco Privado Portugués. Esta medida temporal es "especialmente necesaria para remediar los graves problemas de liquidez" de esta entidad y preservar así la confianza en el sector, según ha anunciado el Ejecutivo comunitario en una nota de prensa. Este préstamo, que tendrá una duración de seis meses, será concedido por un consorcio formado por seis entidades financieras que operan en el mercado portugués, siendo la Caixa Geral de Depósitos y el Banco Comercial Portugués las que asuman el mayor peso del préstamo con 120 millones cada una. Las restantes entidades que contribuirán al préstamo son el Banco Espirito Santo (80 millones), Banco Santander Totta (60 millones), Banco BPI (50 millones) y Caixa Central de Crédito Agrícola Mútuo (20 millones de euros). La CE ha precisado que esta ayuda ha sido autorizada bajo la condición de que Lisboa se comprometa a anunciar un plan de reestructuración de Banco Privado Portugués en los seis meses siguientes a la intervención del Estado.