La Comisión Europea autorizó hoy a Alemania a conceder 19 millones de euros a la empresa Salzgitter AG para fabricar acero mediante un proceso innovador que consume poca energía, dado que la subvención se ajusta al marco comunitario de ayudas de Estado para la protección medioambiental. Bruselas considera, además, que los efectos positivos en el medio ambiente compensan con creces las potenciales distorsiones de competencia.