El presidente de la Cámara de Barcelona, Miquel Valls, pidió hoy celeridad en la aplicación de las ayudas directas para la compra de vehículos, medida que consideró positiva, aunque se mostró a la espera de su concreción, ya que implica al Ejecutivo central, a los autonómicos y a los fabricantes automovilísticos. En rueda de prensa, tras exponer las previsiones macroeconómicas y propuestas de futuro de la Cámara, Valls reclamó "rapidez en la aplicación de esta medida, si puede ser antes de junio mejor". Añadió que esta iniciativa debería ejecutarse de forma "inmediata".