En virtud del acuerdo, Portillo saldrá de la empresa que controló, de la que fue presidente y en la que actualmente tiene un 29%, y sus acreedores se quedarán con títulos representativos de no más del 30% de su capital.