Los beneficios de la aerolínea británica Bmi, de propiedad privada, se redujeron prácticamente a la mitad el año pasado, según los resultados anunciados hoy. Bmi, el mayor usuario del aeropuerto de Heathrow después de British Airways, vio bajar sus beneficios antes de impuestos de 29.7 millones de libras en el 2007 a 15.5 millones en el 2008 (37.2 a 19.5 millones de euros respectivamente). El incremento del precio del combustible y los 17 millones de libras (21.4 millones de euros) que costó la fusión de las operaciones de la recientemente adquirida BMED fueron las causas principales de esa caída de los beneficios. Su cofundador y presidente, Michael Bishop, dijo hoy que las actuales dificultades hacen improbable que se produzca una mejoría inmediata significativa. Los ingresos totales de Bmi, que incluyen los de la filial de vuelos baratos Bmibaby y Bmi regional", superaron el millón de libras (1.26 millones de euros) por vez primera en el 2007.