La Bolsa de Tokio ha subido este viernes un 1,1 por ciento en su Índice Nikkei y ha cerrado al máximo de tres semanas ante el tirón de navieras como Mitsui O.S.K. Lines, mientras que Credit Suisse elevó la recomendación de las siderúrgicas. Las crecientes expectativas de un recorte de tipos en EEUU y el leve repliegue del yen apoyaban al mercado en general, al tiempo que los participantes informaron que algunos hedge funds volvieron a comprar acciones antes del cierre de libros del viernes. El Índice Nikkei ha cerrado con un alza de 166,93 puntos, un 1,08 por ciento, hasta los 15.680 puntos.