La banca internacional prevé signos de recuperación de la economía global el año próximo, con un 2 por ciento de incremento del Producto Interior Bruto (PIB) global, pero pidió hoy prudencia ante el reto que todavía supone la crisis. "El 2010 va a ser un año de recuperación global, con un incremento del 2 por ciento del PIB frente a una caída del 3 por ciento este año", señaló hoy en Pekín el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, también presidente de la Junta Directiva IIF (Instituto de Finanzas Internacionales).