La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha incrementado ligeramente sus previsiones de demanda global de petróleo en 2010, que alcanzará los 86,6 millones de barriles diarios (mb/d), lo que supone 30.000 barriles diarios más que su anterior estimación y 1,7 millones de barriles diarios más que en 2009, cuyo consumo ha revisado a la baja, hasta 84,9 mb/d.