El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, aseguró hoy que las inyecciones de dinero público en las entidades financieras "no pueden ser un regalo", sino darse con disciplina absoluta y transparencia para mejorar el funcionamiento del sistema financiero y que salga más reforzado. En su intervención en el 'Foro de la Nueva Economía', Martín recordó que el Gobierno tiene una habilitación legal para entrar en el capital de bancos y cajas de ahorros, después de que el Ecofin pidiera a los Estados miembros que adoptaran las mismas medidas para afrontar la crisis financiera internacional, con inyecciones de liquidez, garantías a las emisiones e inyecciones de capital.

El presidente de la Asociación Española de Banca(AEB), Miguel Martín, declaró que para salir de la crisis no basta con hacer esfuerzos, tienen que ser bien dirigidos, tras un buen diagnóstico de lo que está ocurriendo, dijo el portavoz de la patronal bancaria, para quien "no hay más remedio que avanzar en el proceso de desendeudamiento" de la economía española de forma ordenada. "Si no, muchas familias y empresas van a sufrir y eso sería absolutamente inadmisible, hay que estar bien programado y saber a dónde vamos y cómo lo hacemos".

En este contexto, Martín se mostró contrario a "colapsar nuestro propio sistema financiero" con medidas como las adoptadas en Estados Unidos, caso a caso, sin explicar y poco transparentes. Al contrario, abogó por medidas anticipatorias, explicadas y de conjunto para que la sociedad entienda y se genere confianza. "Hay que reestablecer la confianza, y para eso hay que ganársela, en la crisis financiera mundial no se han ganado la confianza con los sucesivos paquetes", aseveró.

El presidente de la patronal de los bancos reafirmó el compromiso "firme e inexorable" de estas entidades con la sociedad y la economía española de "poner todo su esfuerzo" para salir de la crisis y de la recesión, voluntad que calificó de "interesada" porque la economía real y la financiera "no pueden vivir la una sin la otra".

"El primer interesado en que la economía funcione es el sistema financiero", que no puede hacer otra cosa que cumplir la función para la que está llamado, intermediar entre el ahorro y la inversión, labor que es la que da de comer a las entidades financieras, sostuvo el presidente de la AEB.

Asimismo, Martín sostuvo que el sistema bancario debe ayudar a resolver con orden y transparencia el desequilibrio del sector inmobiliario, que se ha visto agravado por la crisis financiera internacional, al ahogar la demanda externa y dificultar la captación de liquidez en los mercados exteriores.

A su parecer, España no podrá salir de la crisis hasta que salgan Estados Unidos y Europa, y aunque el país no tenga capacidad suficiente para salir de ella por sus propios medios, sí tiene capacidad para "retrasar la salida o hacer la recesión más profunda", advirtió.

"La economía global está dentro de una crisis financiera muy importante a la que los españoles tenemos poco que contribuir para solucionarla, debemos concentrarnos en solucionar nuestros problemas", dijo Martín, para quien los problemas españoles "son diferentes" a los de otros países, por lo que no se pueden aplicar los mismos remedios a escala global.

PROMESA AL GOBIERNO.

Por otro lado, recordó que los bancos le han prometido al Gobierno que las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO) serán un éxito, porque son perfectamente comprensibles. "Haremos todo lo posible para que sean un éxito", afirmó Martín, si bien recordó que son un instrumento complicado de aplicar.

Asimismo, insistió en la necesidad de contribuir a restaurar el circulante de las pequeñas y medianas empresas, pero recalcó que las entidades financieras han de distinguir entre las empresas con capacidad de salir adelante y las que no van a sobrevivir al complejo entorno, decisión "profesional" que corresponde tomar a los bancos exclusivamente.

En este sentido, desconfió de la adopción de "genialidades" como la creación de un banco público que asuma esta responsabilidad, porque en la actualidad es imprescindible gestionar bien los escasísimos recursos disponibles. "Si mejora la asignación de recursos, lo que no es nada fácil y no se improvisa (el banco público será) bienvenido, sino, no serviría de nada sino que perjudicaría la salida de la crisis", vaticinó.

El presidente de la AEB adelantó que los resultados de la banca en 2008 que se darán a conocer esta semana "son bastante buenos" porque recogen el pasado y añaden capital, ya que se han obtenido beneficios, y rechazó una eventual congelación salarial, ya que los contratos con los empleados están firmados hasta 2010.

"Ni se nos pasa por la cabeza", aseveró Martín, para quien las conclusiones de la cumbre del G-20 que se celebrará en Londres el próximo 2 de abril respecto a la remuneración de los banqueros, probablemente concluyan sobre la necesidad de adoptar medidas ya aplicadas en España.