La apertura esta mañana presagiaba una jornada intensa para el Ibex 35 que se ha dado la vuelta hasta tres veces en los primeros minutos de cotización. El cierre de este martes obligará a los expertos a revisar sus esquemas puesto que el soporte, para el común de las casas de análisis, había que buscarlo en la horquilla comprendida entre los 9.250/9.330 puntos. A la espera de un rebote en la jornada del miércoles, el Ibex 35 ha echado el cierre en los 9.114 puntos, a punto de perder también los 9.100, con una caída del 2,18%. Más de 200 puntos se ha dejado hoy el selectivo en el parqué madrileño a la espera de la aprobación por parte del Senado estadounidense de un nuevo límite de endeudamiento.

Empezando por lo sencillo, Gas Natural ha sido el único valor salvado de la quema con unas ganancias muy discretas del 0,22%, junto a la gasista y el que menos pierde aparece uno de los grandes, Telefónica, que se deja un 1,01%, en los 15,12 euros.

Las mayores pérdidas han jugado al despiste en esta jornada, turnándose entre Gamesa y Sacyr Vallehermoso, que últimamente no sabe muy bien dónde colocarse, y finalmente el farolillo rojo ha ido a parar a la constructora, en rojo un 6,6%, seguida de la compañía de aerogeneradores que cae un 6,26%.

La banca viene encabezada por Bankinter, la entidad que más pierde, con una caída del 3,45%, seguida de las dos entidades con mayor exposición al mercado nacional como son el Banco Sabadell y el Popular. Mientras, BBVA y Santander sufren sendos recortes del 2,81 y 2,82% respectivamente, muy lejos aún de volver a la zona de 7 euros.

Europa también cierra la jornada en rojo. El Dax germano no ha sabido hacer honor a su fortaleza y es el selectivo que sufre un mayor recorte, por encima del 2%; el Cac francés retrocede un 1,825 y se coloca en los 3.522 puntos, mientras que el Eurostoxx 50 pierde otro 1,82%, hasta los 2.542 puntos.

El par euro/dólar, que ya venía cediendo posiciones antes de la apertura de la bolsa neoyorquina, cae casi medio punto porcentual, en el 1,42. El oro, por contra, no cesa en su embestida y se mantiene por encima de la cota de los 1.630 dólares la onza y los dos crudos de referencia, el Brent para Europa y el oil Texas para Estados Unidos siguen constantes, en los 116 dólares el primero, marca los 94 dólares el barril americano.