Las acciones de Adolfo Domínguez resistían la apertura negativa del mercado después de que Kepler mejorase su precio objetivo de 53 a 59 euros manteniendo la recomendación de comprar, según agentes.
En la apertura, la acción cotizaba plana en 52,50 euros mientras el Ibex-35 bajaba 31,4 puntos, un 0,23%, a 14.220. Según el broker, el factor clave para la evolución bursátil de la compañía sigue siendo el fuerte consumo en el mercado español, que podría continuar el año que viene aunque posiblemente se aprecie una ralentización respecto a este año. En este entorno, Adolfo Domínguez es uno de los valores que más puede aprovechar el empuje del consumo y podría anunciar un crecimiento en el EBITDA superior al 10% en 2007, agrega.