El presidente del Eurogrupo (ministros de Finanzas de la eurozona), Jean-Claude Juncker, trasladará el próximo miércoles al presidente estadounidense, George Bush, la preocupación de los países del área por la volatilidad de los tipos de cambio y la debilidad del dólar. El encuentro entre el primer ministro luxemburgués y Bush tendrá lugar en Washington dos días antes del comienzo de la reunión de responsables de Finanzas del G7, en la que, previsiblemente, también discutirán la situación en los mercados de divisas. La escalada del euro frente al "billete verde" se ha intensificado con las señales de recesión en Estados Unidos -el BCE fijó hoy el cambio oficial en 1,5693 dólares la unidad-, una apreciación que está perjudicando a las exportaciones europeas. En una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, Juncker precisó que viajará a Estados Unidos en calidad de primer ministro luxemburgués, pero apuntó que, además de cuestiones de interés bilateral, analizará con Bush los problemas monetarios a los dos lados del Atlántico.