J.P. Morgan Chase elevó el viernes su meta para el índice S&P 500 de fines de año, pero prevé una "hibernación" de los inversionistas para el resto del año. Las transacciones en algunas acciones se dificultarían en medio de bajos volúmenes, predijo la firma. J.P. Morgan ahora espera que el S&P 500 cierre el 2009 en 1160, lo que representa un alza de aproximadamente un 6% respecto al cierre del jueves. Su meta previa era 1100.